¿Cuántas emociones guardamos en nuestro útero? ¿Cuánta información ha quedado anidada en su memoria?

Quiero compartirte la técnica que he estado practicando en mí para dirigir la Energía sanadora hacia mi útero purificando la que está enferma o estancada y trabajar además sobre las memorias que se han plasmado, aquellas que provienen de nuestras creencias, de nuestras emociones y de nuestros patrones familiares que se traducen en fibromas, endometriosis, amenorreas, dismenorreas, etc.

¿Qué debemos tener?: Una vela blanca, un cuenco con agua y sal, un cuarzo y un incienso no sintético, copal, mirra o palo santo. (Estos elementos no pertenecen a la práctica de

Reiki)

Sintonizamos con la energía sanadora y con nuestro útero

Preparación:

  • Si eres Reikista: prepárate de las misma manera que lo haces antes de una sesión presencial.
  • Si no eres Reikista: Sentada en una posición cómoda cierra tus ojos, vas a inhalar 3 veces de forma profunda, muy relajada irás visualizando que te desprendes del cuerpo físico y que tu energía se funde con la naturaleza, con el fluir de las aguas, con la tierra, montañas, plantas, con el viento…. Luego te expandirás aún más y en elevación te comienzas a hacer parte de todo el planeta tierra, siéntete en expansión…. Ahora vas aún más allá y comenzarás a expandirte hacían el universo, te fundes entre las estrellas, galaxias, planetas inhalando y exhalando. Deja que la perfección de esta energía misteriosa y perfecta te guíe en su movimiento por unos minutos.

Luego, abre tus ojos y prende la vela pidiendo que la luz se manifieste en este espacio de sanación, vierte la sal en el cuenco con agua, pon tu mano sobre él y pide que todas las energías densas y des armónicas se canalicen en ahí, pon tu cuarzo y pide que su energía amorosa sea guardiana de enciende el incienso. (Este procedimiento no pertenece a la disciplina de Reiki pero lo he incorporado como rito)

Comenzamos nuestra Sanación con Reiki:

  1. Pon tus manos en el útero y lleva tu atención hacia la coronilla.
  2. Visualiza que una energía de color blanca, violeta o naranja se posa en tu coronilla y mediante una inhalación larga y profunda desciende desde coronilla hacia tu útero por el centro de tu cuerpo.
  3. Una vez que llevaste la energía hacia el útero, retén la respiración unos segundos mientras visualizas que la energía comienza a remover, disolver y purificar todo lo que hay estancado, enfermo o bloqueado.
  4. Exhala expandiendo esta energía trasmutada desde el útero hacia todo tu cuerpo energético.
  5. Una vez finalizado, agradece a la Fuente divina y bendice tu cuerpo, tus células, tu útero. Termina tu práctica en Amor y alegría.
  6. Esta práctica debe realizarse al menos 15 minutos cada día, por tres meses.

Inhala, retén la respiración, exhala.

Toma la energía sanadora desde la coronilla hasta el útero, trasmuta, limpia y desde allí distribúyela por todo tu cuerpo.

Regálate este espacio amoroso de sanación y cuéntame cómo te va.

¿Te animas?

*Esta es una parte de la técnica completa que he creado para la sanación de útero con Reiki.

Autoría: Estefanía Villalobos.